Alquilar una casa con opción a compra: cómo funciona el proceso

En la mayoría de las transacciones de compra de casa, los compradores aplican a préstamo hipotecario para financiar la compra. Sin embargo, para calificar para una hipoteca, se necesitan tener: el efectivo para el pago inicial listo y una puntuación de crédito buena. Sin estos dos, comprar una casa con una hipoteca es prácticamente imposible.

No obstante, existe otra alternativa para comprar sin dinero o puntaje de crédito: un contrato de alquiler con opción de compra. Este acuerdo es básicamente un contrato en el que ambas partes acuerdan alquilar la casa por un cierto período de tiempo, abriendo la opción para que el arrendatario compre la propiedad cuando el contrato expire o incluso antes.

Conoce cómo funciona este proceso y considera si es una buena opción para que te conviertas en propietario/a de casa.

Conceptos básicos del contrato de alquiler con opción de compra

Con un contrato de alquiler con opción de compra, los compradores potenciales pueden mudarse a la casa de inmediato, obteniendo varios años para mejorar su puntaje de crédito y/o ahorrar para el pago inicial. La mayoría de los compradores potenciales suelen alquilar la propiedad de 1–3 años, y después de eso usualmente le compran la casa al vendedor. Ahora, hay algunos términos y condiciones en el contrato que deben cumplirse.

• El dinero de la opción: En un contrato de alquiler con opción a compra, el comprador potencial paga al vendedor una cuota única, no reembolsable, denominada opción de dinero, o consideración de opción. El tamaño de la opción es negociable. Esto proporciona la opción de comprar a futuro.

Dejemos claro: algunos contratos dan al comprador potencial el derecho a comprar cuando expira el arrendamiento, pero no hay obligación de hacerlo. Si él o ella decide no comprar la propiedad al final del contrato de arrendamiento, entonces la opción simplemente expira. Sin embargo, si la redacción del contrato es "compra por arrendamiento", sin "opción", el comprador se compromete legalmente a comprar la propiedad al final del arrendamiento.

• Precio de compra: El contrato especificará cuándo y cómo se determinará el precio de compra de la casa. En algunos casos, ambas partes fijan un precio de compra una vez firmado el contrato, y en otros casos, acuerdan decidir el precio cuando expira el arrendamiento, sobre la base de una valoración de la propiedad.

• Alquiler: Durante la vigencia del contrato, el comprador potencial paga al vendedor una cantidad mensual de dinero en alquiler. En muchos contratos, un monto de porcentaje adicional se paga mensualmente y luego se canjea por el pago inicial. Los términos del contrato deben indicar cuánto de esos pagos se deducirá del precio de compra de la casa.

• Mantenimiento: Los términos del contrato dirán qué parte es responsable del mantenimiento de la propiedad y el pago de las reparaciones, los honorarios HOA, los impuestos sobre la propiedad y otros gastos.

• Compra de la propiedad: Si el comprador potencial decide no comprar la propiedad al final del plazo del arrendamiento, la opción termina y el arrendatario pierde cualquier dinero pagado hasta ese punto, incluyendo el dinero de la opción y cualquier crédito de renta ganado.

Pero si el arrendatario decide comprar, comúnmente aplicará para un préstamo hipotecario y pagará al vendedor el precio completo de la casa. La transacción concluye al cierre, y el comprador finalmente se convierte en propietario de casa.

¿Necesitas ayuda? Te animamos a que continúes tu investigación más allá de nuestra página web. Regístrate a través del siguiente link http://sucasa.com/st/agents-sp y te pondremos en contacto con un agente que resuelva tus necesidades.

 

comentario [0]