Cómo lidiar con el remordimiento del comprador

En el mercado de bienes raíces, puede ser común que un comprador desarrolle remordimiento del comprador a lo cual los agentes inmobiliarios llaman "pies fríos". El comprador de repente se arrepiente de la compra de la casa que había estado soñando y todo sucede a la misma vez.

Sin embargo, en el mercado inmobiliario "todas las ventas son finales"; no se puede devolver una casa con un recibo. Eso lo convierte en una gran decisión; ya que una casa es el objeto más costoso que vas a comprar y deseas estar seguro de que es “la indicada”. Aprende a lidiar con el remordimiento del comprador o el síndrome de los pies fríos.

Prepárate

Comienza reconociendo que el remordimiento del comprador de casa o los pies fríos es una experiencia muy común. Si entiendes por qué se produce el remordimiento del comprador, estarás preparado para ello con antelación y actuarás rápidamente si te sucede.

Medita antes de determinar

Antes de decidir cualquier cosa, analiza las verdaderas razones que te llevaron a comprar la casa y organiza tu forma de ver el contrato de compra. Pregúntate si realmente es una mala decisión o si sólo estás nervioso/a (puedes estar nervioso/a al comprar cualquier casa). Asegúrate de que has visto la casa más de una vez, y pregúntate si realmente era lo que estabas buscando en primer lugar. Recuerda, la gente siempre tendrá opiniones sobre todo; trata de seguir tus propios sentimientos al respecto.

Muy importante: evita que las personas hablen sobre tu decisión y encuentra a una tercera persona neutral con quien puedas discutir tus dudas y temores.

Revisa tus deseos y necesidades

Si hiciste una lista de deseos y necesidades antes de comprar la casa, revisa tus notas y asegúrate de que la casa incluya las cosas más importantes de tu lista. Observa las cualidades que hicieron la casa especial sobre otras casas que viste, y pregúntate si realmente podrás encontrar una casa "mejor" que se ajuste a tus necesidades, por un precio similar.

Haz una lista de razones

Enumera las razones por las que te sientes incómodo/a al seguir adelante con tu compra de casa, por ejemplo:

• La casa es demasiado cara.

• El pago de la hipoteca es mucho más alto que el alquiler.

• Tal vez no te gusten los vecinos.

• Puedes perder tu trabajo.

• Es posible que tengas que mudarte de estado, y tal vez no puedas vender la casa por lo suficiente para pagar tu préstamo.

En el otro lado de la columna, enumera las razones positivas sobre la casa, por ejemplo:

• La casa no es demasiado cara porque estás precalificado y pera-probado por un prestamista hipotecario.

• La deducción de impuestos por interés hipotecario reduce tus pagos mensuales.

• Bajo una garantía de vivienda, el vendedor puede pagar el primer año de reparaciones.

• Debes conocer a los vecinos antes de comprar la casa.

• Si pierdes tu trabajo, puedes calificar para el seguro de desempleo.

• Si te mudas y no puedes vender, puedes alquilar la casa y mantenerla.

• Puede que ames la casa aún más después de vivir allí por unos meses.

• Puedes hacer mejoras en el hogar según tu presupuesto lo permita.

¿Necesitas ayuda? Te animamos a que continúes tu investigación más allá de nuestra página web. Regístrate a través del siguiente link http://sucasa.com/st/agents-sp y te pondremos en contacto con un agente que resuelva tus necesidades.

 

comentario [0]