Usar tus ahorros para el pago inicial de tu hipoteca

Apenas hace unos años, los compradores de vivienda con un crédito por debajo del promedio comenzaron a poder comprar casas poniendo una cuota inicial por debajo del 20%. Tipos de préstamos como las hipotecas de la FHA, que demandan sólo un 3,5% o menos, tuvieron una gran popularidad a lo largo de los Estados Unidos. Además, los préstamos hipotecarios VA permitieron a los compradores cualificados financiar el costo total de su casa.

Por otro lado, actualmente, se ha vuelto más fácil obtener un préstamo convencional con una cuota inicial baja. Por ejemplo, los préstamos de Fannie Mae y Freddie Mac anunciaron recientemente que reducirían su pago inicial del 5% al 3%. Estos préstamos hipotecarios son utilizados por la mayoría de los prestamistas en los Estados Unidos, abriendo la puerta para que los bancos entren a competir por compradores que no tienen todo el dinero que necesitan para comprar.

Sin embargo, ¿la compra con una cuota inicial baja es una buena idea? ¿Cuánto de tus ahorros deberías invertir en vivienda? Estas y otras preguntas que tengas las podrás resolver una vez que leas este artículo completo. Dale un vistazo.

Cuanto más bajo sea el pago inicial, más altos serán los costos a largo plazo

Prácticamente lo más importante que debes tener en mente cuando pagas una cuota inicial baja es que estos tipos de préstamos te costarán más a largo plazo. Esto es porque estarás financiando una suma mayor al precio de la casa, y lo que pagarás en intereses durante la vida del préstamo va a ser mucho mayor.

Así, por ejemplo: si compras una casa que cuesta $300.000 con un 5% de cuota inicial en lugar de un 20%, pagarás alrededor de $40.000 más en intereses a lo largo de un préstamo de 30 años. Y a la hora final, debes sumarle a esa cifra el pago inicial del préstamo también.

Ahora, además debes agregar los gastos del seguro hipotecario que tendrás que asumir si compras una casa o apartamento con menos del 20% de cuota inicial. El punto de este seguro es cubrir cualquier riesgo si por algún motivo no puedes pagar tu préstamo.

El riesgo de “arriesgarse”

Otra trampa de poner una pequeña cantidad de dinero como cuota inicial, es que recibes menos protección en caso de que el mercado de la vivienda se vaya a pique. Y eso es lo que le sucedió a muchos propietarios durante el último colapso inmobiliario. Así que si pones sólo 3% o 4% de cuota inicial, puedes encontrarte fácilmente debiéndole al banco más de lo que tu casa realmente cuesta.

Mantén un colchón financiero

Sabemos que ahorrar para una casa puede ser todo un desafío y una meta de vida importante. Pero aún si logras ahorrar lo suficiente para el pago inicial, asegúrate de ahorrar más dinero para ti, a manera de fondo de emergencia o colchón financiero.

La forma en que puedes hacer esto es mediante el establecimiento de un presupuesto mensual estricto y la creación de una reserva de efectivo desde el momento en que empiezas a buscar casa. Te recomendamos que no comiences a hacer renovaciones apenas te mudes, ya que muchas modernizaciones o reparaciones pueden esperar hasta que tus finanzas sean estables de nuevo.

¿Necesitas ayuda? Te animamos a que continúes tu investigación más allá de nuestra página web. Regístrate a través del siguiente link http://sucasa.com/st/agents-sp y te pondremos en contacto con un agente que resuelva tus necesidades.

 

comentario [0]